GALICIA Y ASTURIAS, MODELOS DE AYUNTAMIENTOS FUSIONADOS

Cada vez que se habla de fusión de Ayuntamientos a la mayoría de nuestros políticos se le ponen los pelos como escarpias, y ya no digamos a nuestros alcaldes que han preferido que se aprobase la mal llamada Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local que pretende desapoderar a los Ayuntamientos trasladando sus competencias a Diputaciones y Comunidades Autónomas pero manteniendo sus puestos, antes que reivindicar otro sistema que hiciera que los servicios quedasen en el ámbito municipal, con el centro decisor mucho más cerca del ciudadano y sometido a su refrendo en las urnas, aunque ello conllevase la reducción de alcaldías.

En España hay 8.117 Ayuntamientos de los cuales el 60 % tienen menos de 1.000 habitantes, pero es que casi el 80 % de éstos no llegan a los 500 y nada menos que 470, es decir, 1 de cada 20 del total nacional, ni siquiera juntan 50 vecinos, pero la Ley de reforma local, por las presiones ejercidas, no toca la planta municipal. ¿Es esto racional y sostenible en pleno Siglo XXI?.

En nuestro país hay dos concepciones distintas de municipios: aquella más extendida según la cual cada pueblo tiene su propio Ayuntamiento, aunque con las peculiaridades también corrientes de las llamadas pedanías, y aquella otra propia de Galicia y Asturias en la cual lo que define al municipio es su territorio, de forma que todas las unidades de población que entren dentro del mismo pertenecerán a un único Ayuntamiento.

Galicia cuenta con 314 Ayuntamientos y Asturias con 78, con una media de población en ambos casos, quitando las ciudades de más de 50.000 habitantes, de más de 5.700 habitantes, muy por encima de los 2.767 de media que tiene España bajo los mismos parámetros, mientras que Castilla y León, como mayor exponente del sistema de un pueblo un Ayuntamiento, tiene 2.249 Ayuntamientos con una media de 627 habitantes cada uno.

Galicia y Asturias cuentan entre las dos con el 60 % de las unidades de población españolas, aunque si nos referimos solamente a las de más de 50 habitantes tienen 11.670, y no voy a decir que si no existieran como Comunidades y formaran parte de Castilla y León, por ejemplo,  todas serían Ayuntamientos pero lo que sí es seguro es que las que son perfectamente homologables con cualquier municipio del resto de España son las parroquias, que tienen un núcleo principal y otras entidades de población de forma muy similar a las capitales municipales y pedanías del resto el país. Pues bien, entre Galicia y Asturias hay 4.629 parroquias, por lo que si se les aplicasen los criterios generales de la actual planta municipal supondría multiplicar por más de 10 su actual número de Ayuntamientos, lo cual sería una barbaridad cuando allí también es necesario fusionar Ayuntamientos, porque aunque en conjunto sólo 42 tienen menos de 1.000 habitantes sin embargo el 63 % no llegan a los 5.000.

Es evidente que Galicia y Asturias son un modelo práctico de funcionamiento de Ayuntamientos fusionados pues desde 392 alcaldías se administran nada menos que 37.139 entidades de población de las cuales 11.670 pueden catalogarse como pueblos, villas e, incluso, ciudades, y de esto y no de otra cosa es de lo que se trata. Seguramente desde otras Comunidades se pueda argumentar que aunque en estas la población está muy diseminada los núcleos están muy cerca unos de otros mientras que en otras regiones habría que recorrer grandes distancias para conformar un Ayuntamiento más grande, pues bien en Galicia está A Fonsagrada con más de 438 Km², o Quiroga, Lalín, Lugo y Vilalba con más de 300 Km², mientras que en Asturias se encuentran Cangas de Narcea con más de 823 Km² o Tineo con más de 540 Km². También se dirá que en algunas zonas sería necesario juntar muchos pequeños Ayuntamientos, pero es que en Galicia está A Estrada con 458 unidades de población, o incluso Vigo con 300 y en Asturias Mieres con 519 o Villaviciosa con 375, con lo que son argumentos que no aguantan la comparativa.

Por ello creo que sería muy interesante que las autoridades locales de estas Comunidades asumieran esa peculiaridad de estar al frente de modelos de Ayuntamientos fusionados de lo que seguramente no son conscientes y que esto se incorpore a las marcas de calidad de Galicia y Asturias, que además de referirse a cuestiones promocionales también enseñen otra forma de administrar los intereses más cercanos a la población, desde otra concepción mucho más racional y sostenible que la actual planta municipal y que generaría un gran beneficio al resto del país si se hiciera la pedagogía oportuna y se arbitrasen los mecanismos adecuados para conseguir que se llegase a una fusión no traumática de Ayuntamientos.

Sin comentarios | Leído 386 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *