La reforma de la Administración Local no acaba con la duplicidad de competencias | Alejandro de Diego Gómez

La reforma de la Administración Local no acaba con la duplicidad de competencias

El proyecto de reforma de la Administración Local tiene su justificación, según el Gobierno, en el principio de: “una Administración una competencia”, pero para su determinación copia la división por tramos de población de la Ley de 1950 y para el establecimiento del catálogo el de 1985, aunque con notables y preocupantes ausencias, como si en todos estos años los Ayuntamientos no hubieran evolucionado ni fueran los responsables del actual estado del bienestar de sus vecinos. Y las competencias que quedan fuera de ese catálogo pasan a un limbo, porque aunque se supone que serán asumidas por las Comunidades Autónomas todos sabemos que su nivel de endeudamiento y déficit lo hará de imposible cumplimiento.

Y en base a ese principio se está repitiendo una máxima que no es cierta: “la supresión de la duplicidad de competencias”, cuando este proyecto de Ley no le pone remedio a esta situación, entre otras cosas porque tampoco existen en el ámbito que está diciendo. Siguiendo con el criterio del texto que mezcla los conceptos de competencias y servicios, decir que excepto en los grandes municipios y para casos concretos, en todos los demás aquello que no sea prestado por el Ayuntamiento no lo es por ninguna otra Administración Pública. ¿Entonces dónde está esa duplicidad?, pues en un ámbito distinto al que se refiere el Gobierno: la inmensa mayoría de los servicios son prestados por casi la totalidad de Ayuntamientos, repitiéndose entre los limítrofes o muy cercanos de forma que el gasto es grande y la eficacia reducida al haber una gran fragmentación en los usuarios. Y esto no se corrige con la reforma proyectada, mientras que parecería de sentido común que si hay varios Ayuntamientos cercanos se concentraran esos servicios de forma que también se hiciera con sus destinatarios, suponiendo un ahorro que podría destinarse a la implantación de otros nuevos o a mejorar los existentes, así como una mayor optimización de los recursos públicos al destinar menos dinero por usuario para conseguir, incluso, una mejor prestación.

Yo hace tiempo que estoy proponiendo la elaboración de dos mapas: Uno de servicios, en el que consten los que prestan todos y cada uno de los Ayuntamientos (quizás habría que haber empezado por aquí para saber verdaderamente de qué se está hablando) y otro de planta, en el que se delimiten unos ámbitos territoriales que incluyan a todos aquellos Ayuntamientos que se encuentran en unas isócronas de tiempo de entre 15 ó 20 minutos con respecto al de referencia que se determine, que normalmente va a ser la cabecera de comarca y en caso de lejanía el que haya desarrollado mayor nivel de servicios. Elaborados ambos mapas debemos superponerlos de forma que comprobaremos cuántos servicios se están duplicando innecesaria e injustificadamente dentro de un mismo ámbito territorial y con ello establecer los mecanismos adecuados de corrección de estas situaciones, pero siempre manteniendo el espíritu municipal y no, como se pretende, de alejamiento hasta los despachos de las Diputaciones Provinciales o al irrealizable mundo de las Comunidades Autónomas.

Con ello conseguiríamos, por una parte, mantener e incluso ampliar el estado de bienestar, al contrario de lo que va a resultar de la aplicación práctica de la reforma, cumpliendo escrupulosamente con la ley de estabilidad presupuestaria, y por otro poner unas bases sólidas para iniciar un proceso de fusión de Ayuntamientos que podría acometerse en un plazo razonable de forma natural y no traumática, homologándonos a nuestros socios europeos, y no como con el sistema de incentivos previsto que no va a ir más allá de situaciones anecdóticas, habiendo fracasado en otros países, como Francia, donde ya se intentó sin ningún éxito.

2 Comentarios | Leído 478 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 Respuestas a “La reforma de la Administración Local no acaba con la duplicidad de competencias”

  1. Miguel A Mur dice:

    Muy acertado. ¿Es posible hacerlo tan mal, sólo desde la ignorancia?¿No existe aquí malicia contra loa intereses de los municipios?¿A favor de la privatización interesada?

  2. Marcelino dice:

    Mi querido Alejandro, en mi humilde opinión, creo que la elaboración de leyes y reglamentos es letra muerta, ya que si no se sancionan los errores o delitos de nuestros gobernantes y se continua con el cinismo y la desvergüenza que se conducen nuestras cámaras locales, federales y demás autoridades, siendo excusados por jueces y magistrados, todo lo que se haga solo generara descontento en la sociedad que se encuentra ofendida y agraviada por esta bola de ladrones que se ponen de acuerdo en publico y en privado de como agenciarse los dineros de la nación. Creo que la mayoría de los que llegan a la administración publica, no piensa en en salario que recibirán de manera quincenal o mensual, si no en lo que defraudaran después de asumir el puesto.
    Si existiera voluntad política para demostrar que se desean hacer bien las cosas, deberían comenzar con los Moreira, que dejaron postrado a Coahuila por mas de 30 años con su mala administración; solo por mencionar algo.

    Un saludo.

Enviar Comentario

*