¿TODOS LOS ALCALDES QUE TENEMOS SON LOS QUE REALMENTE HEMOS ELEGIDO?

El sábado 13, supersticiones aparte, se han constituido los Ayuntamientos y en muchos de ellos se han elegido Alcaldes después de procesos de negociaciones y pactos presididos por la más absoluta normalidad democrática. ¿O no?.

La noche electoral del pasado 24 de mayo oímos a unos proclamarse ganadores de las elecciones municipales a pesar de perder una gran parte de gobiernos locales, mientras que otros reconocían unos resultados adversos (recordemos que, por regla general, aquí nadie pierde unas elecciones) pero sin embargo pasaban a formar gobiernos o, en último caso, a decidirlos. Y todo ello “por mandato de la población”. De hecho hemos estado oyendo hasta la saciedad que han entendido el mensaje o que la ciudadanía ha hablado claro y ha decidido qué gobiernos quiere. Sin embargo vivimos veinte días de auténtico frenesí, incluso de funambulismo político ya que aquellas exigencias que se santificaron durante la campaña electoral pasaron a convertirse en meros compromisos y algunas líneas rojas se fueron difuminando hasta desaparecer sin pensar cuántos votos recibieron precisamente por plantear esas exigencias o establecer esas líneas rojas. Supimos de reuniones retransmitidas y de otras en reservados, de carácter discreto que es como gustan llamar a las que se celebran sin luz ni taquígrafos. Y también conocimos de otras al más alto nivel, entre los representantes nacionales de las distintas formaciones que tenían una cosa en común: ninguno de ellos se presentó a esas elecciones municipales y sin embargo todos ellos iban a poner Alcaldes.

El mandato de los ciudadanos fue “tan claro” que unos días se decantaba hacia la derecha y otros hacia la izquierda, y siempre dentro del mismo Ayuntamiento y con el mismo sentido del voto de sus electores. En otros casos los pactos entre distintas formaciones en cumplimiento de esa “voluntad popular” se rompieron a última hora dando el gobierno a la opción contraria a la prevista, y en otros hasta el mismo momento de la votación no se ha sabido quién sería el Alcalde.

Pero la cosa no queda aquí. Lo que ha sucedido estos veinte días es lo más fácil: elegir Alcalde. Ahora nos queda un mes intenso de reparto de tareas y responsabilidades para dar paso a lo más difícil: gobernar, para lo que tienen cuatro largos años. Y en un puñado de Ayuntamientos los Alcaldes recién elegidos no acabarán el mandato ya que por el medio, y también en cumplimiento de ese “mandato ciudadano” tan claro, habrá mociones de censura que modifiquen radicalmente el perfil político del gobierno, mientras que en otros algunos de los que ahora han propiciado la elección de un Alcalde le someterán a presiones para atender determinadas condiciones si quiere evitar una más que previsible ingobernabilidad. Y todo ello siempre en cumplimiento de esa “voluntad popular” a pesar de que el voto salido de las urnas el 24 de mayo no variará ni los vecinos tendrán la oportunidad de volverse a pronunciar.

Y a eso es a lo que voy. España es una sociedad madura que sin embargo no tiene una clase política, en general, a la altura de las circunstancias, ya que por algún complejo derivado de su inseguridad prefiere mantener un sistema tutelado en el que ellos sean los que interpreten la voluntad de los electores, aunque muchas veces dicha interpretación no conozca más que de simple aritmética y no de sentimientos o ideologías. En cualquier democracia avanzada el elector es el responsable de su voto, pero para ello debe ser quien tome las últimas decisiones y por lo tanto en aquellos casos en los que no hay un resultado claro debería devolvérsele la palabra, como sucede en las democracias occidentales entre las que queremos figurar.

Es cierto que el actual Gobierno intentó abrir este debate al final del mandato municipal, lo que se interpretó como un intento de cambio de las reglas del juego al final de la partida. Pero ahora estamos empezando una legislatura nueva, la décima de la democracia, y creo que es el momento de empezar a hablar de si queremos seguir con el actual sistema, que lleva aparejado el tutelaje del voto, o por el contrario preferimos dotarnos de otro en el que podamos sentir que aquel que resulte Alcalde lo sea porque, de verdad, lo hayamos elegido nosotros.

Sería un bonito regalo por el 40 cumpleaños de nuestros Ayuntamientos democráticos que se cumplirán al final del mandato que ahora se inicia.

 

2 Comentarios | Leído 394 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 opiniones en “¿TODOS LOS ALCALDES QUE TENEMOS SON LOS QUE REALMENTE HEMOS ELEGIDO?”

  1. Jesus Benito dice:

    Que buen debate Alejandro; yo no puedo sustraerme y he de agradecer tu valentía al plantearlo, tu buen gusto al redactarlo y la enjundia de tus reflexiones.

    Yo sin embargo niego la mayor y respondo directamente a tu pregunta final afirmando que los procesos de negociación, cuando son posteriores a las elecciones, no están “presididos por la más absoluta normalidad democrática”. Ni de lejos.

    Si la democracia es el gobierno de las mayorías, cualquier componenda post electoral de las minorías no es (por mas que aritméticamente lo parezca) un gobierno de la mayoría. Mucho menos en una sociedad en que, como la nuestra, utiliza la Ley D´Hondt para otorgarles una representatividad que no obtendrían si, cada ciudadano, computara un solo voto.

    De modo simple y meramente ilustrativo podría decirse que: si el 40% eligió las políticas de A, el 35% las de B y solo el 25% las de C, podría presumirse que B y C serían mayoría en aquéllas políticas (sanidad, urbanismo, hacienda, etc…) que, no sólo fueran idénticas en sus fines, sino que también se persiguieran con un mismo criterio ejecutivo.

    Y siendo que ésto es imposible en política (pues no siempre se puede alcanzar lo prometido y pocas veces se consigue por los medios que se habían previsto) en el mejor de los supuestos, el pacto post electoral de las minorías es una opción oportunista y sin refrendo de las urnas.

    Lo que en realidad existe con el pacto post electoral es un modo de alcanzar y luego repartir el poder que otorga manejar el presupuesto de un negociado: unos gobiernan sanidad, otros urbanismo, otros hacienda, etc….Lo que así se crea es una opción D distinta, que no se sabe si satisface a todos los que votaron a B y, al mismo tiempo, a todos los que votaron a C.

    De manera que, mientras tal componenda no sea sometida al pronunciamiento de los electores y pueda obtener la mayoría, el pacto debería ser anterior a las elecciones para no desnaturalizar lo que es la democracia.

    Gracias por el debate Alejandro, pero de verdad yo no creo que España sea una sociedad madura; es una democracia muy joven en una sociedad cada vez mas ignorante, con menos valores y cuyos referentes son personas muy mediocres. ¿Alguien duda que podría llegar a diputada la “princesa del pueblo”?. ¿De verdad el “mundo de la cultura” lo forman actores y directores de cine?. ¿Alguien sabe cuál es la consecuencia de imponer la paridad de sexos en un consejo de administración?. ¿Hemos cambiado la palabra sexo por género para sustituir a los padres por progenitores?…..¡¡ y a quien le importa¡¡.

  2. FCastro dice:

    Y ahora de postre llega la propuesta de reforma electoral, para que cuando no nos guste lo que vota la gente, lo “cocinemos” y consigamos las mayorías absolutas que queremos. ¿De verdad esto es un sistema democrático?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *